¿NATIVOS DIGITALES?

¿Alguna vez has sentido que estás algo “fuera de onda” al conversar con tus estudiantes? ¿ellos prefieren mirar la pantalla de su smartphone en lugar de mirarte a ti?

Si has googleado o has consultado con alguien al respecto, probablemente ya has escuchado el término “nativo digital”. Si aún no, estás a punto de averiguar de qué se trata.

¿Qué es un nativo digital?

Año 2001. Mark Prensky publica un artículo titulado “On the horizon” para la MCB University Press, en el que señala que el motivo del declive educativo es que los maestros luchan por enseñar a una nueva generación utilizando el sistema educativo diseñado para educar a una generación que ya no existe.

Prensky declara que la brecha entre estas dos generaciones (la de los estudiantes y sus profesores) es más grande ahora que en cualquier otro momento, ya que la tecnología se ha expandido más rápido desde finales del siglo XX; es así como nos trae dos denominaciones:

  • Nativos digitales,  que son quienes han nacido y crecido en medio del auge tecnológico y digital. Personas que han vivido siempre rodeadas de dispositivos, computadoras, video-juegos, reproductores de música. Personas que han desarrollado habilidades distintas, como el trabajo simultáneo y la multi-tarea, y que, según Prensky, incluso pueden tener una estructura cerebral diferente. Estos nativos digitales son hablantes nativos del lenguaje digital.

Los nativos digitales utilizan la tecnología para actividades fundamentales, como la comunicación.

  • Inmigrantes digitales, que son quienes han nacido y crecido antes de la expansión de la era digital, y han tenido que APRENDER a usarla. A diferencia de los antes mencionados, los inmigrantes digitales han adoptado el lenguaje digital pero aún conservan un acento tradicional; es decir, no utilizan la tecnología para hacerlo todo.

Este acento se refleja en acciones como llamar a un grupo de personas para mostrarles un nuevo blog, en lugar de enviar el link por internet.

Entonces, según Prensky, nuestros profesores Inmigrantes Digitales, que hablan una lengua anticuada (la de antes de la era digital), están luchando por enseñar a una población que habla un idioma completamente nuevo”. Los nativos digitales, asegura, prefieren gráficos antes que texto, y se aburren fácilmente con el paso-a-paso que sus profesores  inmigrantes digitales desean enseñarles.Dice también que los inmigrantes digitales no aprecian estas nuevas habilidades propias de los nativos digitales, y es por eso que les es difícil entender “por qué no hacen “x” como lo hacíamos antes”, “no logro que se interesen en “n” o “no tienen apreciación por “n””. Asimismo, se menciona que los inmigrantes digitales dudan de que sus estudiantes puedan aprender viendo TV, escuchando música o divirtiéndose porque ellos mismos “no pueden”.

Entonces ¿de verdad existen los nativos digitales?

Mi crítica. Debo detenerme aquí inmediatamente, porque considero que no se han tomado en cuenta cuatro factores fundamentales. Primero, el proceso de aprendizaje; segundo, el “idioma digital”; tercero, la educación de antes; cuarto, el interés del estudiante.

  1. Proceso de aprendizaje. El aprendizaje es un proceso cognitivo que no es simple o lineal, sino que tiene etapas (a las que Prensky se refiere como el paso-a-paso). Todos pasamos por las mismas etapas al aprender algo, la diferencia es que tenemos diferentes ritmos de aprendizaje, que a su vez están ligados a los estilos de aprendizaje. O sea, si yo aprendo más con elementos visuales, voy a aprender más rápido si me muestras un video en YouTube relacionado a “tema x” que si me pones un podcast en iVoox. En ambos casos utilizas tecnología, pero sólo funciona si coincide con mi estilo de aprendizaje. 

Prensky comete el error de generalizar al aducir que todos los nativos digitales van a aprender al mismo ritmo, con los mismos recursos, y es por eso que los profesores deben ir más rápido. Usar una computadora nos acostumbra a recibir información más rápido, sí, pero no hace que procesemos esa información más rápido. La multi-tarea es llevada a cabo por el dispositivo, no necesariamente por el usuario.

También se precipita a creer que todos tienen acceso al mismo tipo de tecnología, cosa que ni siquiera en los países de primer mundo ocurre. ¿A qué tipo de escuelas dirige su discurso? ¿Una exclusiva para nativos digitales que aprenden principalmente con elementos visuales y están dispuestos a hacer varias tareas a la vez?

El aprendizaje es un proceso por el que incluso los llamados nativos digitales han pasado para comprender cómo funcionan sus dispositivos , la única diferencia es que ellos lo han hecho de un modo más natural que uno que debe aprender a mayor edad. En ambos casos, sin embargo, es necesaria una educación formal si se quiere aprender totalmente el funcionamiento de los dispositivos o programas.

Finalmente, los educadores siempre debemos tener en cuenta una premisa: “un problema a la vez”. Temas, actividades, instrucciones no deben ir en cargamontón, porque debemos asegurarnos de que el estudiante no sólo “realice la actividad”, sino que sepa por qué lo está haciendo.

2. El “idioma digital”. Las habilidades técnicas no son inherentes, como sí lo es el lenguaje o la necesidad de comunicarse; razón por la cual comparar el aprendizaje del manejo de un dispositivo con la adquisición de un idioma es absurda.*Una lengua adquirida -o incluso aprendida-, no solo nos hace capaces de entenderla, sino también de producirla.

¿Cuál es el porcentaje de niños y adolescentes que crecen rodeados de herramientas tecnológicas y que, además de consumirlas, las producen? Y, solo en caso de consumirlas ¿Cuál es el dominio aproximado que tienen sobre la tecnología que usan?

 El  Horizon Report Europe  (o Informe Horizon Internacional) es un diagnóstico que mide la competencia en el uso de tecnologías y  pronostica las tendencias que surgirán para resolver problemas hallados en el diagnóstico. La versión 2014 de este reporte, refiere:

Investigaciones de fuentes como las  del proyecto “EU Kids Online” muestran que los niveles de competencia digital en niños y adolescentes, continúan siendo inadecuados; especialmente en las dimensiones de alfabetización crítica y participativa, donde los estudiantes no solo deben leer el contenido, sino también involucrarse con él y crear sus propias respuestas. En una época en que, a menudo, las noticias se propagan rápidamente a través de las redes sociales, los expertos sienten que es fundamental que los jóvenes aprendan a analizar y evaluar la autenticidad de la miríada de mensajes con que se encuentran todos los días”.

Prensky nos habla de una generación entera de personas capaces de comunicarse en un idioma digital, cuando sólo en Europa se tiene dificultades con la enseñanza de políticas, liderazgo y práctica digital -que son los tres aspectos evaluados por Horizon.

3. La educación de antes. El artículo hace alusión a que los educadores de ahora creen que el sistema de antes no es tan efectivo en los estudiantes de hoy como en los estudiantes de antes. La pregunta es ¿alguna vez fue efectivo el sistema de antes? Hasta antes de que Piaget dominara las currículas, todo consistía en un profesor dando una cháchara interminable frente a una cuarentena de carpetas alineadas. Seamos francos. Antes, ahora o en cualquier momento de la historia, semejante método es ineficiente y aburridísimo.

Las fallas en el sistema educativo tradicional son que 1. estaban centradas en el profesor, 2. no consideraban al alumno como un ser humano con emociones y 3. no fomentaban ninguna clase de pensamiento crítico. ¿Pero por qué antes no se quejaban y ahora sí? Simple: antes tenían miedo. O sea, los estudiantes “que sí podían aprovechar el sistema educativo tradicional” JAMÁS EXISTIERON.

Ahora, debo dar razón al autor en este punto: muchos profesores creen que hacer una clase divertida es antónimo de fomentar el aprendizaje, y es porque ellos han sido educados de esa manera. Pero, nuevamente, generalizamos. Tecnología tampoco es sinónimo absoluto de diversión.

3. El interés del estudiante. Vaya, pintado así suena a que si traigo una pizarra inteligente y tablets para todos, mis estudiantes se van a interesar por el tema al que les quiero introducir. No. El interés del estudiante responde a una pregunta sencilla:

¿para qué me sirve esto? 

Si al estudiante le parece que tu tema le va a ser útil, o simplemente le parece atractivo, lo va a aprender tanto como se lo presentes con un proyector de hologramas como con semillas de calabaza. Aquí está tu rol como docente: vende tu tema. Preséntalo como algo sustancioso, como algo que ellos necesitan saber, como algo fructífero.

Sin embargo, “On the horizon” no ha sido el único artículo destacado acerca de cómo las nuevas tecnologías influyen en la nueva generación.

2012. El filósofo francés Michell Serres publica el libro “Petite Poucette” (o “Pulgarcita”, esto debido a la habilidad de los adolescentes de comunicarse mediante texto usando los pulgares). Coincide con nuestro primer autor al decir que los estudiantes no son los mismos de antes, ya que para estos la distancia no existe. ¿Para qué los profesores, para qué el colegio? ¿Para qué, si todo lo tienen al alcance del pulgar? se pregunta Serres. Debo decir que la percepción del autor acerca del uso real que actualmente se le da a los dispositivos y a la tecnología en general,  me parecen idealistas. Alcanzables, sí, pero en un futuro para el que recién estamos preparando a nuestros agentes activos: los estudiantes.

A diferencia de Prensky, Serres tiene una perspectiva más bien optimista sobre las nuevas tecnologías. Habla del futuro, y cómo los que dominan la tecnología deberán y podrán reinventarlo todo, haciendo referencia a una juventud que aprovecha totalmente los beneficios del acceso a internet -cosa que, reitero, sería genial, pero aún no se ha logrado.

2017. Susana Lluna y Javier Pedreira, españoles, presentan el libro “Los nativos digitales no existen”. Según la introducción, el libro sugiere ideas para padres, educadores  y familias que no tienen acceso a la tecnología y desmiente ideas propuestas por el artículo de Prensky, tomando en cuenta -por fin- el contexto de los estudiantes. De todos modos, el libro recién ha salido a la venta en Amazon, y pueden encontrar el prólogo aquí. Tan pronto como pueda leerlo, haré también una reseña.

Conclusión y pensamientos finales

  • ¿Estamos ante una nueva generación? Sí, la nueva generación es más demandante, pero yo no me atrevería a decir que es totalmente diferente a causa de la tecnología. Es más demandante por los desafíos de una sociedad cuya estructura es cada vez  menos jerárquica y más dinámica y participativa. La nueva generación es, de hecho, consumidora pasiva de la tecnología, en su mayoría.

Los maestros no tenemos que sentirnos intimidados frente al cambio. Los niños no nacen con la tecnología; se adaptan a ella como a cualquier otra herramienta de su entorno. Es nuestro deber prepararlos en el uso de las mismas, y es por eso que las escuelas deben trabajar en hacer que los estudiantes creen y produzcan,  utilizándola.

  • ¿El uso de la tecnología es importante? Sí. Uno debe adecuarse con ganas a cualquier cambio positivo. La tecnología es una de las mejores herramientas que podemos aprovechar en clase. No se trata solamente de llevar un proyector o hacerles ver un video o llevarles una grabadora. Involúcrate. Tus estudiantes usan redes sociales, ¡atrévete a usarlas también!

Sé que en muchos colegios está prohibido el uso de celulares, porque se ha estigmatizado que los celulares inteligentes son sólo elementos distractores. Qué pena que las escuelas se pierdan semejante oportunidad de demostrar el valor de los dispositivos como herramientas útiles, pero no imprescindibles.

  • Si tus estudiantes no están familiarizados con la tecnología, introdúcela poco a poco, habiendo trazado un objetivo antes. Primero respóndete qué quieres lograr, luego cómo lo quieres lograr y finalmente haz un boceto sencillo para que no te pierdas en el camino. Es ideal que tengas apoyo de los padres, la dirección de tu colegio, así como de los otros profesores. En equipo es mejor.
  • ¿El uso de tecnología es obligatorio siempre? No. Ya se ha dicho que es una muy buena herramienta, pero no dependas de ella. Humanízate, y hazles ver que ser humanos comprende experimentar y descubrir. Regálales experiencias. Salgan al campo, prepara un desayuno con ellos, tengan una jornada de compartir. Ensúciense, jueguen, conózcanse, acéptense.

Recuerda que estás educando primordialmente seres humanos cuyo rol será el de ciudadanos, no “futuros ingresantes”.

Esto no tiene que ser todos los días, por supuesto; elaborar una clase así puede ser absorbente, pero trata de acercarte a ellos de esa manera cada cierto tiempo. Créeme que vale la pena.

¡Gracias por tomarte el tiempo para leer e informarte! No dudes en comentar si deseas exponer alguna duda o si deseas rebatir alguna idea, ¡todo es bienvenido!


*La diferencia entre aprendizaje y adquisición radica en que el aprendizaje es un proceso formal centrado en el conocimiento de algo, mientras la adquisición es inconsciente y se centra en el uso de lo adquirido para llevar a cabo una actividad necesaria. Una persona que ha aprendido, sabe qué ha a prendido. Una persona que ha adquirido no puede describir cómo funciona lo que ha adquirido, pues lo ha internalizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s